Menos

¿Lo Detienen sus Convicciones?

El actor Hugh Jackman comparte cómo cambiar su historia cambió su vida

Publicado por Team Tony

Portada » Historia » ¿Lo Detienen sus Convicciones?

“¿Cuál es su historia? ¿Qué cree sobre su destino en la vida? ¿Dichas creencias lo empoderan o le impiden vivir una vida feliz y plena?”

La mayoría de nosotros no tomamos decisiones conscientes sobre lo que creemos. En su lugar, nuestras creencias se basan en generalizaciones que hacemos sobre nuestro pasado. Y, desafortunadamente, muchos de nosotros estamos atados a experiencias dolorosas y a formar creencias pesimistas sobre lo que eso significa para nuestra situación actual y las posibilidades para nuestro futuro.

¿Cuántas veces ha escuchado a alguien decir “es mi destino” cuando ocurre algo malo? ¿O hacer declaraciones presuntuosas en las que reclaman que las cosas malas “siempre” les ocurren a ellos o que se necesitaría un milagro para cambiar su mala suerte?

No importa cuántas cosas buenas ocurran, prestamos más atención a lo malo y, como consecuencia, potenciamos la historia de dolor y lucha. Y tenemos la capacidad única de encontrar experiencias específicas para respaldar esas historias. Porque mientras más referencias tenemos para respaldar nuestras creencias, más válidas son para nosotros.

Sin embargo, este relato personal nos impide alcanzar nuestro verdadero potencial y transformar la calidad de nuestras vidas. Porque las creencias que nos limitan afectan la cantidad de iniciativas que tomamos, lo que además afecta los resultados que obtenemos y, en consecuencia, refuerza las creencias que nos limitan. Es una profecía autocumplida en la que somos nuestro peor enemigo.

Si sigue con la misma historia, seguirá siendo cierta. Pero cuando cambia su historia, cambia su vida; una lección que el actor Hugh Jackman aprendió hace poco tiempo en un evento reciente de Unleash the Power Within:

Con una historia de empoderamiento, las personas tienden a encontrar estrategias eficaces y las estrategias eficaces producen resultados reales. Pero para encontrar esa historia de empoderamiento, primero tenemos que abordar las creencias que nos limitan. Y eso comienza con abordar uno de los elementos más importantes de todos, nuestro estado.

El estado psicológico y emocional que experimentamos en un momento dado tiende a darle forma a nuestra historia. Todos desarrollamos hábitos o patrones emocionales que influencian la forma en la que percibimos nuestras vidas. Y los estados en los que estamos, por lo general son el filtro más poderoso de todos, ya que determinan si encontramos o no las estrategias necesarias para tener éxito o si creamos o no historias que nos empoderan.

Por lo tanto, ¿cómo ponemos fin a nuestros estados negativos? ¿Cómo hacemos la transición hacia los patrones de pensamientos y sentimientos positivos?

Todo se reduce a tomar la decisión consciente de reacondicionar la mente con creencias que nos empoderan. Las creencias que empoderan lo ayudan a realizar la transición a un nuevo estado del ser, donde usted tiene la certeza absoluta de que, no solo cree que es capaz de lograr cosas grandiosas, lo sabe. Y cuando tiene la convicción de que lo que está haciendo va a funcionar sin importar lo que pase, puede darse el impulso para lograr prácticamente cualquier cosa. Porque cuando está seguro de su potencial, toma iniciativas masivas. Y cuando toma iniciativas masivas, obtiene resultados masivos, lo que refuerza la creencia de que no solo es capaz, sino que está destinado para la grandeza.

Con el reacondicionamiento de la mente, hará un esfuerzo consciente para la transición a un nuevo estado del ser que, con el tiempo, cambiará su mundo. En lugar de que lo dominen el miedo o la duda, se sentirá empoderado por la confianza y el positivismo. Tiene el deseo. Quiere una vida mejor y más plena. Quiere vivir la vida con todo su potencial. Así que, ¿no es hora de que lo permita?

 “Las creencias tienen el poder de crear y destruir. Los seres humanos tenemos la asombrosa capacidad de tomar cualquier experiencia de nuestras vidas y darles un significado que nos debilita o uno que literalmente puede salvarnos”. — Tony Robbins